Turismo accesible, una oportunidad para el sector

La inclusión y la no discriminación de las personas con discapacidad y otras necesidades especiales es una obligación recogida en la legislación española. En el turismo también se debe considerar, ya que este colectivo tiene derecho al ocio y al disfrute de su tiempo de vacaciones en las mismas condiciones que el resto de las personas.

El turismo accesible es la solución para que este derecho sea real. Desde la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF), entendemos que implica la incorporación de medidas que posibiliten el acceso, la utilización y disfrute de las infraestructuras, productos, entornos y servicios turísticos de forma normalizada, autónoma y segura. Dicho en otras palabras, no sólo consiste en que una persona con discapacidad tenga un transporte y un hotel adecuados: también querrá comer, visitar museos, pasear por parques y sendas naturales o participar en actividades.

La falta de accesibilidad en los recursos turísticos es una forma indirecta, pero sutil, de discriminación. Por tanto, al introducir el concepto de turismo accesible en los destinos estamos contribuyendo a la igualdad de oportunidades de todas las personas.

Por supuesto, el turismo accesible implica, en muchas ocasiones, una inversión en infraestructuras, así como en formación del personal para conocer las necesidades específicas de estos clientes. Sin embargo, esta inversión puede verse compensada por una serie de factores económicos importantes a considerar.

En primer lugar, hay que considerar la dimensión del grupo, que es creciente, puesto que a las personas con discapacidad hay que unir a las personas mayores.

Según la OMS, 19,4% de la población mundial tiene una discapacidad. Esta cifra está creciendo debido al envejecimiento de la población.

En Europa la población con necesidades de accesibilidad, asciende aproximadamente a 138,6 millones2, 49,83 millones tienen entre 15 y 64 años, y 88.79 millones más de 64 años. Del conjunto de países de la Unión Europea, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España son los países con mayor número de personas con necesidades de accesibilidad.

En España, viven hoy más de 3,85 millones de personas con discapacidad, más del 9% de la población total. Cuatro de cada 10 personas entre 75 y 79 años y 6 de cada 10 mayores de 85 años presentan alguna discapacidad3. Se prevé que las personas mayores de 65 años pasarán de representar el 16,8% de la población española en 2005 al 30,8% en 2050.

En segundo lugar, este grupo de posibles turistas dispone de recursos económicos para viajar. En 2012, las personas mayores y con discapacidad realizaron 783 millones de viajes dentro de la UE, y se prevé una tasa de crecimiento anual de 1,2% hasta 2020. En el mismo año, el Turismo Accesible generó 8,7 millones de puestos de trabajo y alcanzó una facturación bruta de 786 mil millones de euros.

Además, se promueven programas turísticos específicos dirigidos a personas con discapacidad. Por ejemplo, el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) distribuyó 3 millones de euros en 2014 en subvenciones a entidades sociales para ejecutar programas de turismo y termalismo para este colectivo, uno de los cuales gestiona PREDIF.

Por otro lado, la Comisión Europea reconoce la importancia de fomentar la actividad turística transnacional en Europa mediante el desarrollo del turismo fuera de temporada para la tercera edad.

A este respecto, en mayo de 2012 la Comisión puso en marcha una fase piloto de la iniciativa “Turismo Senior”, con el fin de establecer las condiciones marco para facilitar que las personas mayores viajen por Europa.

La contribución de las personas mayores a la industria turística europea es importante, pero debe reforzarse para hacer frente al desafío de la estacionalidad y estimular el crecimiento económico y el empleo.

También hay que señalar como ventaja la posibilidad de desestacionalización en los destinos que se apoyan en el turismo accesible. Las personas con discapacidad, además de tener recursos económicos, también tienen disponibilidad de tiempo, muchos de ellos no tiene responsabilidades laborales. Según los datos de la Oficina de Estadísticas de la Unión Europea (Eurostat), el 51% de este segmento es laboralmente inactivo y percibe pensiones diversas, como invalidez o jubilación.

Se debe añadir que el segmento de personas con discapacidad se considera “multicliente”, puesto que viajan normalmente acompañadas. El estudio “Hábitos y actitudes hacia el turismo de las personas con discapacidad física”, elaborado por PREDIF en 2004, mostró que el 92% de los encuestados viajan acompañados por familiares y amigos. Se calcula, desde un punto de vista prudente, que una de cada dos personas con discapacidad viaja con un acompañante. Este dato tiene otra implicación: la persona con discapacidad se convierte en prescriptor del destino, puesto que si no es accesible, no irán ni él ni sus acompañantes.

 

Como última ventaja destacable, la oferta turística que cuenta con medidas de accesibilidad consigue una mayor calidad en todos sus ámbitos: entorno construido, transporte, servicios, productos y atención al cliente, entre otros. Tal es la relevancia, que el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) y el Sistema Integral de Calidad Turística en Destinos (SICTED) han incorporado a sus normas de calidad estos criterios. De este modo, la perspectiva es más amplia, puesto que los beneficios alcanzan no sólo a personas con discapacidad, sus primeros destinatarios, sino a todas las personas, como familias con niños o personas con situaciones transitorias de discapacidad (por accidentes o lesiones, por ejemplo). La adopción de estas medidas tiene repercusión en la mejora de la imagen del destino y las empresas, puesto que tienen una línea de promoción diferenciada como “socialmente responsables”.

El turismo accesible empieza a verse cada vez más como una oportunidad dentro del sector, ya que se están desarrollando diversas acciones, sobre todo de información y promoción de los establecimientos y destinos accesibles. Una cuestión muy demandada por las personas con discapacidad es precisamente ésta: tener conocimiento de qué lugares son adecuados para sus necesidades. Por eso, una de las líneas maestras de acción de PREDIF es la elaboración de guías de recursos turísticos accesibles. Nuestra organización ha visitado y analizado más de 3.000 recursos con una metodología objetiva y que se adecúa a las necesidades de información demandadas por este colectivo. En los últimos años, nuestro catálogo ha abarcado hoteles, restaurantes, recursos culturales, recursos naturales y espacios de ocio, entre otros.

 

Toda esta información está recogida en nuestra web y en una aplicación móvil de Turismo Accesible, TUR4all, realizada con el apoyo de la Fundación Vodafone España. La aplicación es accesible y gratuita, está disponible en Android e iOs.

A través de Tur4All, se pretende que el turista tenga más autonomía tanto para planificar su viaje como para poder improvisar. La aplicación cuenta con un buscador que selecciona por provincia, por categoría de establecimiento (hasta diez categorías diferentes y 33 subcategorías) y por otros criterios de búsqueda avanzados. Al mismo tiempo, tiene una utilidad, denominada “Cerca de mí”, que permite identificar los establecimientos turísticos accesibles más próximos mediante un sistema de geolocalización. El usuario puede establecer la distancia que le interesa, desde varios metros a varios kilómetros.

En definitiva, el turismo accesible es una oportunidad para este sector económico, ya que cuenta con un potencial de clientes con recursos y tiempo, que además demanda información para poder viajar con garantías de que sus vacaciones serán cómodas, seguras y a la medida de sus necesidades. Un destino accesible también conseguirá un posicionamiento diferenciado por calidad y por vincularse a la satisfacción de las necesidades específicas de todos sus posibles clientes.

Tatiana Alemán Selva

Directora técnica de PREDIF

tatiana aleman 201x300 Turismo accesible, una oportunidad para el sector

Author: Tatiana Alemán Selva

Share This Post On

2 Comments

  1. Esclarecedor. Me gustaría tener su permiso para reproducirlo en mi blog citando por supuesto, autoría y fuente donde se publicó originalmente. Espero sus noticias. Un saludo

    Post a Reply
  2. Te felicito por el artículo Tatiana, he leído todo el artículo y me quedo con esta frase “La falta de accesibilidad en los recursos turísticos es una forma indirecta, pero sutil, de discriminación”
    Saludos

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Turismo accesible, una oportunidad para el sector | Salamanca accesible - […] Publicado originalmente en Fiturblog […]

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>