Viajar en la década del 2020

En la década del 2020, la conectividad a internet y el uso de los dispositivos móviles que la hacen posible será tan habitual como lo son hoy la luz eléctrica y la calefacción central. La tecnología estará perfectamente integrada en la cotidianidad de todo aquel que viaje, tanto en las economías desarrolladas como en las que estén en vías de desarrollo.  Por lo que cada aspecto del viaje, desde el descubrimiento y la reserva hasta los desplazamientos intermedios y el vuelo, incorporará la última tecnología digital y los viajeros lo harán igual, de manera fluida y natural.

 

Resulta tentador mostrarse escéptico ante las consecuencias que las tecnologías nuevas y emergentes pueden tener para la industria turística de la década del 2020. Pronosticar qué interfaces y dispositivos triunfarán y cuáles desaparecerán sin dejar rastro es realmente complicado. ¿Quién habría dicho hace diez años que hoy en día sería normal comunicarse directamente con los amigos durante las vacaciones a través de Skype o por el móvil en vez de enviar una postal, o incluso elegir un viaje en una página web desde una pantalla de ordenador en lugar de hacerlo consultando los folletos de una agencia de viajes?

El auge de internet y de todas las tecnologías digitales asociadas durante este nuevo siglo han alterado casi todos los campos de la actividad humana, además de transformar nuestra manera de planear, reservar y experimentar los viajes. Sin embargo, aún estamos por descubrir la personalización de contenidos y avances en áreas como la inteligencia artificial que volverán a cambiar totalmente nuestra manera de reservar viajes y vivir nuestras vacaciones.

 

A mediados de la próxima década, las webs de viajes podrán ofrecer inspiración personalizada a través de la tecnología digital de nuestros hogares y casi sin necesidad de pedírnoslo. El mercado se convertirá en masa a las aplicaciones semánticas, geosensibles y de macrodatos (Big Data) y los viajeros podrán recurrir a estas aplicaciones para cambiar su forma de organizar los viajes.

Las compañías de viajes, en lugar de «empujar» la información hacia nosotros [publicidad de empuje], accederán a nuestros perfiles en línea y utilizarán los «Megadatos Amistosos» para anticipar nuestras necesidades, planes de viajes y preferencias de alojamiento.

 

Empresas del sector turístico como Skyscanner ofrecerán herramientas semánticas e intuitivas en línea que sabrán cuáles son nuestras preferencias: si viajas regularmente por negocios, si sueles llevar únicamente equipaje de mano, si siempre vuelas en clase premium o si prefieres alojarte en hoteles de cuatro estrellas situados a menos de un kilómetro de tu punto de encuentro. Asimismo, reservar las vacaciones de verano se convertirá en una tarea simple si se conocen tus preferencias: destinos soleados a menos de siete horas en avión, mínimo de dos maletas de equipaje y hoteles con gimnasio cerca de la playa.

En definitiva, en diez años ya no tendremos que dedicar horas a descubrir, planear y reservar viajes online en múltiples plataformas y dispositivos. El mundo de los viajes será un entorno en el que el viajero es lo primero, y al que se une la tecnología para convertir esa experiencia en algo intuitivo, rico e inspirador.

Filip Filipov, Director de B2B de Skyscanner

www.skyscanner.es

Estudio sobre el futuro de los viajes: www.skyscanner2024.com

Filip new 200x300 Viajar en la década del 2020

 

Author: Filip Filipov

Share This Post On

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>